Moncofa, un paraíso en la Costa Azahar
Endavant   |  02 / 04 / 2015

Moncofa, un paraíso en la Costa Azahar

La localidad de la Sierra de Espadán, protagonista ante el RCD Espanyol

La localidad castellonense de Moncofa será protagonista en el partido de Liga ante el RCD Espanyol en El Madrigal (miércoles 9 de abril, 22.00 horas) gracias a la iniciativa Endavant Província, que ya ha promocionado a casi una veintena de municipios.

Moncofa, rodeada de naranjos y el mar, es uno de los bellos paraísos de la Costa Azahar, a los pies de la Sierra de Espadán descansa al lado del mar, en un entorno de naturaleza flanqueada por los bellos paisajes marítimos y parques naturales.

Formada etimológicamente de “Mont” monte y “Koffa” tierra de pozos y agua, se asentaba sobre una pequeña colina rodeada de lagos y estanys. Antiguamente su hábitat era difícil y agreste, en la actualidad es el núcleo urbano de la provincia de Castellón que más se aproxima al mar.

En sus tierras existen matices de diversas culturas: íberos, romanos y árabes, aquellas conocidas como “Rápita”, comprendían 18 kilómetros de litoral, en donde el Belcaire se establecía como un importante embarcadero y vía de comercio, también han sido lugar de paz por finalizar en sus alrededores las dos grandes guerras, la Guerra Civil y la Reconquista.

La gran tradición marinera de Moncofa viene dada por su extenso y variado litoral que ofrecen al turismo más de 6 kilómetros de playetas típicas de la comarca de la Plana Baixa, que ofrecen la posibilidad de practicar diferentes deportes de verano en sus zonas verdes y deportivas como patinaje, vóley-playa, baloncesto, fut-playa y deportes náuticos como la vela, canoa, natación o submarinismo.

En su término municipal podemos encontrar varias playas: Pedraroja, Grau, Masbó, Belcaire, Beniesma y Estanyol donde se pueden contemplar diferentes horizontes como playas vírgenes en el paraje natural de l’Estanyol, zona de micro reserva de flora, zonas escarpadas en la torre vigía de Beniesma y los canyars de la desembocadura del río Belcaire, recomendadas para la pesca con lanzadera y al rall.

Las playas de Pedraroja, Masbó y Grau, trazadas de tamarindos y palmeras en el mismo poblado marítimo, son galardonadas año tras año, con la Bandera Azul de la Comunidad Europea por la calidad de sus aguas y están dotadas de numerosos servicios. Merece mención especial la riqueza en yodo, que da un carácter peculiar a sus aguas densas, recomendables para el cuidado de la piel por sus propiedades antioxidantes, antisépticas y circulatorias.

Historia y tradición

Moncofa se considera de fundación árabe aunque en sus tierras han dejado huella diversas culturas como los íberos, romanos y cartagineses. Muestra de ello son los restos arqueológicos hallados en el yacimiento romano denominado de La Alquería, villa romana fundamentalmente comercial y agrícola, situada en la intersección de la vía Augusta con el camí Cabres que unía a esta villa con las zonas de interior.

La Carta Pobla fue otorgada el día sexto de las Kalendas de enero de 1254 por Guillermo de Moncada a favor de Nernat Mestre y 37 pobladores más. Su historia ha estado ligada durante largo tiempo a los Centelles y a los condes de Cervello siendo título de Condado. Diversas obras civiles se fueron desarrollando a lo largo de estos años: murallas, iglesia parroquial, ermita, ayuntamiento y plazas que han configurado el aspecto actual de su casco urbano.

Su litoral contaba con la presencia de embarcaciones como el de la torre, lagos y albuferas que servían para la protección de las embarcaciones de las tempestades del mar. En la antigüedad Moncofa era puerta hacia el Mediterráneo y vía natural de salida al mar de un rincón de la Sierra de Espadán, exportando desde sus embarcaderos cereales, vino y aceite de gran calidad a Roma.

Montañas y cerros

Moncofa se abre al Mediterráneo en una llanura horizontal en la que apenas pueden discurrir las aguas. La montaña más cercana es la Sierra de Espadán, en la actualidad catalogada de Parque Natural.

Playas

Recorrer el itinerario azul tiene el encanto de poder tomar un baño en cualquiera de las 16 playetas que forman las zonas de Pedraroja, Grau, Masbó, Belcaire, Beniesma y Estañol. Merece especial atención la riqueza en yodo de sus aguas, que da un carácter peculiar de aguas densas y fuertes recomendables para el cuidado de la piel. Las playas de Masbó, Grau y Pedraroja son galardonadas año tras año con la Bandera Azul de calidad de la Comunidad Europea.

  • Playa Pedraroja: Situada al norte sobre una antigua zona virgen denominada la ‘pedraroja’ por su fisionomía. En la actualidad está urbanizada y tiene una longitud de 550 metros con punto accesible para minusválidos, está protegida por tres escolleras que forman pequeñas calas de arena en su zona sur.
  • Playa Grau: Es la playa del centro y donde se situaba el antiguo Grao de Moncofa. Es la más antigua de las urbanizadas y cuenta con todos los servicios. Con 1.200 metros de longitud es famosa por sus miradores y por la celebración del “Desembarco de la patrona Santa María Magdalena”, declarada Fiesta de Interés Turístico Provincial por la Conselleria de Turismo.
  • Playa Masbó: Trazada en su recorrido por tamarindos y palmeras recoge el nombre de la albufera que se situaba en su parte de atrás. Cuenta con diversas zonas verdes en sus 800 metros que son galardonados con la Bandera Azul, es además playa accesible para minusválidos.
  • Playa Belcaire: Famosa por ser la zona de ocio estival. Está recomendada para la pesca al rall y con lanzadera. En su largo de 500 metros llega hasta la misma desembocadura del río y es especialmente reconocida por un pequeño atolón dentro del mar.
  • Playa Beniesma: Recoge el nombre de la emblemática torre vigía de costa. En sus 1.300 metros encontramos zonas escarpadas, áreas de cantos rodados y calas de arena.
  • Playa Estañol: Con su zona de microreserva de flora es la playa sur de la villa marítima, con una superficie de 106.000 m2 es frecuente ver en su orilla la pesca al rall.

Agricultura

La agricultura de Moncofa es famosa por el cultivo y calidad de los melones, además de la citricultura, en especial la clementina característica de esta zona. También el cultivo de  la judía, tomates, alcachofas o garrofón son peculiares de la localidad.

Industria

La industria azulejera o cerámica también tiene representación  en Moncofa, al igual que en el resto de poblaciones de esta comarca.

Principales monumentos

La Iglesia Parroquial dedicada a Santa María Magdalena fue construida en 1698 sobre una más pequeña del año 1329, presenta planta basilical y en sus pasillos encontramos figuras policromadas dedicadas a San Isidro, Santa María Magdalena o San Antonio Abad. Destacan los detalles arquitectónicos de estilo neoclásico en el altar mayor y la bóveda con castones. En el exterior se alza en una pequeña plaza la fuente modernista de 1925. Siguiendo por la calle Mayor encontramos parte de la muralla que fortificaba Moncofa y que fue construida entre 1330 y 1340.

Continuando nuestro paseo hasta la entrada de la villa marítima, mirando a oriente se ubica, rodeada de jardines y una espesa arboleda, la Ermita de Santa María Magdalena. Símbolo de lo que antaño fue el pequeño poblado marítimo del Grau, celebra su fiesta ancestral con más de 500 años de tradición el 23 de julio con el famoso “desembarco de la patrona”.

 

 

Fotografía por: AYUNTAMIENTO DE MONCOFA
APP
OFICIAL

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una experiencia más personalizada y un mejor servicio de la web, así como para recabar datos estadísticos y de navegación de nuestros visitantes. Si continuas navegando, consientes la instalación de nuestras cookies en tu ordenador. Más información en nuestra Política de cookies. Acepto las cookies de este sitio. Acepto